un ingrediente para el éxito

  • noviembre 6, 2020

Al igual que con muchos otros, el trabajo por cuenta propia ha sido su elección y su decisión, pero muchas veces sucede que no importa cómo maneje su negocio, no ve los resultados como desea.

Resulta que el éxito se trata más de actitud que de aptitudy por muy educado que sea, por mucho que lo intente, Si no resuelve una serie de configuraciones relacionadas con el éxito, la ecuación será complicada.

Día tras día me encuentro con profesionales que no están preparados para el éxito y no tienen las habilidades necesarias para lograrlo.

Y como no quiero que te pase esto, ¿quieres que te diga cómo solucionarlo?

Tú también puedes si practicas la inteligencia agradecida

Ya sabemos que hay historias que se repiten en todos los casos de éxito. Lo que quizás no sepa es que también puede desarrollarlos.

Estos patrones están incluidos en este término Inteligencia agradecida.

El término fue acuñado por un psicólogo Tojo Thatchenker, Director del Programa de Desarrollo Organizacional de la Universidad George Mason en Virginia, Estados Unidos.

Pero, ¿qué es la inteligencia agradecida? Te lo digo ahora.

Una actitud de inteligencia agradecida que te impulsará al éxito

# 1 Decide, no te arrepientas

El primer «principio» de la inteligencia agradecida insta a no perder el tiempo en el dolor; en su lugar, utilice el error a su favor para aprovechar la experiencia y tomar nuevas decisiones.

En otras palabras:

Concéntrese en la solución, no en el problema.

Vivir para combatir incendios es una elección que lo alejará de sus objetivos. Aprenda a anticipar problemas, no insista en los mismos errores y tenga un sentido práctico muy desarrollado.

# 2 Huye de lo negativo y usa expresiones positivas

No es lo mismo decir «Esta vez no me equivoco» qué decir «Esta vez lo haré bien».

Es sobre el estado de su cerebro para visualizar el éxito.

Acariciate mentalmente, fortalece tu confianza y seguridad, evita la descalificación que te lleva al fracaso.

Un ejemplo de una profecía autocumplida es muy revelador: Si estás convencido de que fallarás, tu cerebro se cuidará de no defraudar tu profecía, y más que posible se hará realidad.

Entrena tu cerebro para el éxito.

# 3 Desterrar el egocentrismo

Para la inteligencia agradecida, esto significa reconocer que el mapa no es territorio.

Ves el mundo a tu manera, a juzgar por la subjetividad de tu experiencia. Ves tu mapa, pero el resto de las personas que te rodean tienen su propio mapa.

Aprenda a contar esta singularidad, sepa cómo enriquecerse con la diferencia, No percibas el desacuerdo como un ataque personal, es la principal actitud hacia el éxito.

Si crees que los demás deben aceptar tus criterios y tu forma de entender el mundo, no solo te obligarás a vivir en conflicto y en conflicto con los demás, sino que también te impedirá crecer y hacerte rico.

Elimina tus supersticiones que limitan los pensamientos y la creatividad. Una mente abierta es siempre más receptiva y permeable al conocimiento, no se encierra en creencias herméticas.

Piensa que nadie es dueño y soberano de la verdad. No eres ninguno. Aprenda a escuchar activamente, sin ganas de discutir, a aceptar abiertamente otros puntos de vista, otras perspectivas.

En mi actividad profesional, todos los días me encuentro con profesionales que no saben escuchar, que imponen sus respuestas históricas de manera religiosa y mecánica, con aquellos a quienes alguna vez tomaron por verdades absolutas e indiscutibles.

Contaminados por supersticiones y falsas creencias, insisten en prácticas que van en contra de sus intereses y pueden causarles un gran daño, como violar los derechos de los clientes, descuidar la seguridad interna de su negocio o enfrentar la pérdida de prestigio que implica el caso de sanción.

Ábrase a la escucha humilde, no intente competir con los argumentos de otro, no quiera mostrar superioridad; tal actitud traerá el éxito a su puerta.

# 4 Adaptabilidad al medio ambiente

Tienes que aceptar la realidad cambiante, que te obliga a modificar los esquemas de trabajo y adaptarte a los requerimientos nuevos entornos digitales.

La rigidez crea inmovilidad y dificulta el crecimiento.

Los logros y riesgos creados por las nuevas tecnologías nos obligan a asumir nuevas responsabilidades. Pretender seguir trabajando como si nada de esto estuviera sucediendo no es una demostración de inteligencia agradecida, así que recuerde aplicar esto a su caso y a su negocio digital.

¿Sabías sobre la inteligencia agradecida?

¿Sigues sus principios? ¿Estás decidido a aplicarlos a partir de hoy? Espero tus comentarios.

No Comments Found