la estrategia para vender con garantía

  • noviembre 15, 2020

¿Está pensando en crear un nuevo sitio web, servicio o producto de información? Se necesita mucha esperanza, pero también mucho esfuerzo. Y es gracias al esfuerzo y trabajo que implica el desarrollo de una nueva idea que surge la pregunta: ¿Qué pasa si no funciona bien y nadie lo compra? Que decepcion. Se ha invertido tiempo y esfuerzo en vano. Afortunadamente, existe una forma de evitar sorpresas desagradables si queremos lanzar un nuevo curso o producto informativo: crear un producto mínimamente viable.

Con un producto mínimo viable puede confirma tu idea y asegúrese de que reciba una respuesta positiva de sus clientes potenciales.

¿No sabe en qué consiste un producto mínimamente viable y cómo trabajar con esa estrategia?

Así que te sugiero que hagas café. En esta publicación, te contaré todo lo que necesitas saber sobre un producto mínimamente viable y cómo desarrollar nuevas rutas comerciales sin arriesgarte a trabajar para nada.

¿Suena bien? ¡Bien, comencemos!

¿Cuál es el producto mínimo viable?

No es la primera vez que hablo de un producto mínimamente viable en mi blog; de hecho, ya lo he hecho en mi diccionario de marketing. En cualquier caso, les recuerdo la definición:

El producto mínimo viable (que en inglés se llama Producto mínimo viable) es una versión de un producto o servicio que incluye suficientes funciones para satisfacer las necesidades del cliente y le permite recopilar la mayor cantidad de información y capacitación posible, confirmada directamente por el mercado con el mínimo esfuerzo.

La idea de un producto mínimo viable (MVP) surge de una metodología inicio flaco, que se basa en una serie de métodos de creación de empresas que se venden constantemente y pueden crecer.

La metodología de puesta en marcha ajustada dice que cuando desarrolla una idea de negocio por primera vez, no necesita preocuparse por cada detalle antes de lanzarla. Por ello, crearás un producto mínimamente viable que no será perfecto, pero será suficiente para probar el mercado.

Habrá algunos primeros clientes que probarán su producto mínimamente viable. Luego de escuchar lo que dicen estos clientes, se harán los ajustes necesarios para mejorar el MVP y así finalmente lanzarlo.

En resumen, sigue una frase que quizás hayas escuchado varias veces: mejor hecho que perfecto. Tendrá tiempo para mejorar si recibe comentarios de los primeros clientes.

¿Cuáles son los beneficios de un producto mínimamente viable y por qué lo recomiendo?

Beneficios crear un MVP es muy claro:

  • Evitas trabajar por nada.
  • Su idea se ajustará exactamente a lo que buscan sus clientes.
  • Ahorras dinero.

Para que comprenda esto mejor, comprenderé todos los beneficios.

Evitas trabajar en vano

Una de las mejores contribuciones a la metodología de startups ahorrativas es que nos enseña una visión de negocio que es completamente diferente de lo que estamos acostumbrados a ver, y no es más que trabajo en base a los resultados obtenidos.

Si comprende esto, no es lo que suele pensar cuando tiene una idea de negocio.

Lo que les pasa a muchos emprendedores es que admiran su intuición. Esto significa que identifican una necesidad y comienzan a crear un producto o servicio que la aborde.

Pero esta forma de trabajar puede conducir al fracaso. ¿Por qué? Bueno, porque realmente no escuchaste al mercado. Has descubierto algo que, en tu opinión, requiere una solución. ¿Pero los demás piensan de la misma manera que tú? Esto es lo primero que se ve y muchos emprendedores no lo ven. No es lo mismo creer que uno debe tener razón.

Crear un producto o servicio muy trabajador que finalmente no se vende es un ataque a su desempeño. Perderá mucho tiempo que podría dedicar a otras cosas más útiles para mejorar su negocio. O incluso enseñarte más.

Además, tenga en cuenta que una cosa es «creer» que su nueva oferta funcionará y otra muy distinta es «saber» que funcionará.

Su producto es adecuado precisamente porque sus clientes lo buscan y lo necesitan

Si hace público el MVP y varios clientes lo prueban, puede mejorarlo para obtener la versión final; pero no en función de lo que piensa, sino de lo que le han dicho los clientes.

Somos un poco viejos:

Como resultado, siempre será mejor probar el mercado que dejarse llevar por una serie de suposiciones que tiene en mente.

Dependiendo de lo que pienses, tu producto debe tener ciertas características. ¿Pero las personas que están destinadas a usarlo piensan de la misma manera que tú? Si no les pregunta, nunca lo sabrá.

Ahorras dinero

No tengo que decirte eso Desarrollar algo perfecto es mucho más caro que crear algo imperfecto.. Y si el producto perfecto también falla, perderás mucho más dinero que si apostaras por un producto mínimamente viable.

¿Ves esto claramente? 😉

Ahora que le he hablado de los beneficios de MVP, pasemos a la parte práctica.

¿Cómo puede crear su estrategia de producto mínima viable?

En este punto probablemente se esté preguntando cómo empezar, cómo llegar a este producto mínimamente viable. Ahora te muestro los pasos que debes seguir.

Y para ello tomaremos un ejemplo muy común en el mundo online, por ejemplo creando un curso.

1. Cree una estrategia antes de vender

Lo primero que debe hacer con la idea del curso es darle forma, pero no es necesario que trabaje duro para lograrlo. Simplemente crea una estructura.

Después de crear esta estructura inicial, escribe una página de ventas donde la vas a presentar y vender.

Con la estructura inicial y la página de ventas ahora puede hacer antes del lanzamiento. Dado que este no es un curso desarrollado, no es necesario comenzar con una gran empresa. Por ejemplo, solo puede enviar anuncios a una lista de suscriptores.

Si con este prelanzamiento ves que hay rebajas, puedes empezar a desarrollar un curso.

Y cuando ve que ha fallado, ya sabe que no es interesante, por lo que no necesita perder el tiempo creando algo que no tiene una demanda real en el mercado.

Para seguir explicando el método, asumiremos que el curso es de interés.

Crea una edición beta

Una vez que se haya asegurado de que su curso sea interesante, puede comenzar a desarrollarlo. El final de este desarrollo te dará el tuyo curso mínimo viable. Como mencioné anteriormente, este curso no tiene que ser perfecto, pero es suficiente para que varios estudiantes lo prueben.

Lo que se hace en el caso de los cursos online es cómo ejecutarlo beta del mismo, que incluye lo suficiente para que cualquiera intente ver su potencial.

Obviamente, las etapas de desarrollo beta suelen tener un precio reducido, que será mayor si ejecuta la versión oficial y completa.

Te recomiendo que abras poco donde por lo que en la versión beta hay un grupo limitado de estudiantes con los que puede interactuar profundamente y así obtener sus comentarios sobre el contenido. Sus opiniones valen su peso en oro porque su experiencia te ayudará a saber cómo mejorar, refinar y refinar tu curso antes de abrirlo al público en general y venderlo en línea.

Y cuando llegue ese momento porque ya ha probado el curso, hágalo con garantía de éxito.

¿Ha trabajado alguna vez en una startup siguiendo una estrategia de producto mínimamente viable?

Ojalá te haya ayudado en este artículo a comprender la importancia de un producto mínimamente viable en cualquier idea que surja en ti como emprendedor digital.

Adherirse a esta metodología lo ayudará a ser más productivo, administrar mejor su tiempo y no desperdiciar energía y dinero en el camino.

¿Ha utilizado una estrategia de vida mínima para lanzar sus productos de información o servicios digitales? ¿Alguna vez ha lanzado algo al mercado sin verificarlo antes y se sintió decepcionado? Seguimos comentando, ¡así que te espero allí!

No Comments Found