El sol a partir de los cuarenta

  • marzo 23, 2021

Década de 1940: un grave deterioro de la piel. La capa de la piel se adelgaza, la producción de lípidos se reduce considerablemente, los niveles de colágeno y elastina descienden, y todo ello hace que la epidermis se vuelva más sensible, rugosa, seca, densa y, por supuesto, con más arrugas. Cuando esto se combina con una estancia irracional al sol, el daño aumenta significativamente. También a esta edad, los melanocitos pierden la capacidad de sintetizar melanina, por lo que el bronceado no es uniforme y aparece la aparición de manchas o lentigos solares. Suelen aparecer en el dorso de las manos, rostro, escote y antebrazos, es decir, en las zonas más expuestas y menos protegidas del sol como consecuencia del daño solar acumulado durante nuestra vida. Por lo tanto, debe tener mucho cuidado tanto bajo el sol como antes de estar bajo sus rayos. Los sérums y otros productos pre-solares preparan la piel, mejoran su textura y activan el proceso de pigmentación para obtener un bronceado natural y uniforme. Estos cosméticos son imprescindibles aplicar al menos quince días antes de la exposición al sol. Además de productos preparatorios y cremas Protección completa rica y sin pretensiones, es recomendable utilizar productos de protección solar que contengan principios activos rejuvenecedores especiales para pieles maduras.
Aproximadamente a los cincuenta años se produce la menopausia, y con ella, además de muchos cambios físicos y mentales, la piel sufre transformaciones. Junto con la reducción de estrógenos se pierde parte del colágeno responsable del grosor de la dermis, la regeneración celular se reduce casi a la mitad, la piel retiene menos agua … y los problemas que nos acechaban en los cuarenta, se agravan cuando superamos la barrera de los años cincuenta. Todo esto provoca un aumento de las arrugas, debilitamiento de los músculos de la piel, adelgazamiento piel, deshidratación, … Por eso necesitamos fortalecer aún más prevención solar porque sus rayos ahora afectan a pieles más delicadas y desprotegidas, cuyos melanocitos no son ni tan ricos ni tan efectivos como antes, y hacen que la piel sea vulnerable, por lo que el daño y la probabilidad de desarrollar cáncer de piel puede ser aún mayor más grave que en la juventud.

.

No Comments Found